Buscar
sábado 14 diciembre 2019
  • :

Un brote de herpesvirus equino se extiende por la zona oeste de Estados Unidos

Veterinarios de varios estados de la zona oeste de Estados Unidos, diez hasta el momento, han notificado la expansion de un brote de herpesvirus equino de tipo 1 (EHV-1) originado en un festival con caballos de rodeo celebrado en Odgen (Utah), que se celebró entre el 29 de abril y el 8 de mayo pasados.

Los primeros positivos se han registrado en el estado de Washington, en el extremo noroeste de los Estados Unidos, en la Universidad Estatal (WSU), así como en Colorado. De forma casi inmediata se han notificado casos también en California y otros siete estados más.

El pasado 17 de mayo se confirmaron 10 casos más en California y, el mismo día, los veterinarios de la Administración en los estados de Colorado y Washington hacían patentes sus temores de que siguieran apareciendo más casos.

¿Cómo poner la situación bajo control?

El American College of Veterinary Internal Medicine (ACVIM) y la American Association of Equine Practitioners (AAEP) han publicado una serie de recomendaciones para evitar que el brote infeccioso se sigua extendiendo sin control. Según los datos aportados por el ACVIM, los caballos infectados por el virus pueden contagiar a sus congéneres durante 10-14 días, e incluso más tiempo en algunos casos. La infección penetra en el animal a través del epitelio respiratorio y los primeros síntomas que se observan son debilidad y ataxia, fundamentalmente de las extremidades posteriores. Además, estos caballos pueden sufrir incontinencia urinaria que progresa hasta la parálisis del tercio posterior. Otros síntomas son la descarga nasal y la pérdida del tono muscular en la cola.

Según Lunn et al. (2009)*, hay tres prioridades a la hora de enfrentarse al EHV-1:

  • Diagnóstico precoz.
  • Poner en marcha una estrategia de prevención para evitar la diseminación del virus.
  • Atención de los casos clínicos declarados. El pronóstico depende de la gravedad de los síntomas.

Es necesario aislar a los caballos afectados, teniendo en cuenta que la transmisión del virus puede suceder tanto por aerosoles como mediante fómites. Si el animal infectado está en el mismo edificio que otros sanos, lo más probable es que los contagie.

Hay que tener varias cuestiones en cuenta a la hora de luchar contra esta infección.

  • No existe un tratamiento específico contra el EHV-1. Se pueden utilizar antivirales, como el valaciclovir, pero siempre antes de que aparezcan signos neurológicos.
  • La terapia de soporte incluirá fluidoterapia endovenosa y medicación sintomática.
  • Es muy importante administrar antiinflamatorios no esteriodeos.
  • No se dispone de una vacuna que esté registrada para prevenir las cepas del virus que causan los daños neurológicos.

Fuente: PortalVeterinaria.com
*Lunn, D.P., N. Davis-Poynter, M.J. Flaminio, D.W. Horohov, K. Osterrieder, N. Pusterla and H.G. Townsend (2009). Equine herpesvirus-1 consensus statement. J. Vet. Intern. Med. 23, 450-461.

Foto: Abcfondos.com