Buscar
viernes 6 diciembre 2019
  • :

Tiempo de vacas flacas para hato colombiano

*Juan Gómez, quien lleva más de 20 años dedicado al negocio de las exportaciones de ganado en Cúcuta, recibió una noticia por estos días no muy agradable para su bolsillo. Venezuela planea bajarle los precios a las reses colombianas, y luego de hacer cuentas se encontró con posibles pérdidas.

Él asegura que el Ministerio de Poder Popular para la Agricultura y Tierras de Venezuela les informó a los exportadores de ganado colombiano que de 1.280 dólares ($2,4 millones al cambio actual) por animal (480 kilogramos), el pago podría bajar a 900 dólares ($1,7 millones), disminución que no solo los llevaría a la quiebra, sino los obligaría a desistir de este mercado de manera definitiva.

Hace más de 20 días estos empresarios recibieron esta notificación y a la fecha no han tenido un pronunciamiento definitivo del Gobierno venezolano, quien actualmente adelanta las negociaciones con Colombia para reglamentar de manera definitiva el Acuerdo Parcial de Naturaleza Comercial.

El empresario explica que sacar el margen de ganancia es poco al vender el ganado a 1.280 dólares, por lo que al reducirlo sería una situación muy preocupante. Agrega que en este negocio no solo hay que incluir el costo de sostenimiento y levante del animal, sino el valor de llevar cada ejemplar al otro lado lado de la frontera, lo cual está cerca a los $250.000 por cabeza de bovino.

El cuidado del ganado en Colombia cumple con mejores estándares de calidad que los de países como Brasil. Sin embargo, en este momento, Venezuela paga más caro por el ganado brasilero (1.645 dólares por animal) que por el colombiano (1.280 dólares), lo cual deja un sinsabor entre los productores y exportadores nacionales. Venezuela importó entre 2010 y 2012, cerca de 600.000 reses provenientes de Brasil, y en diciembre del año pasado decidió inspeccionar la calidad de los animales que estaban ingresando de este país, teniendo encuenta que se habían notificado casos de bovinos con la enfermedad de las vacas locas.

Gómez agrega que esta no es la única situación por la que Venezuela pareciera estar dándole la espalda a la oferta colombiana de ganado. La demora en la autorización de dólares para el pago de importaciones desde Colombia –como sucede con todos los productos nacionales-, ha sido uno de las situaciones que han incluso llevado a que los exportadores de Norte de Santander contemplen la posibilidad de cambiar sus destinos, “puesto que sin paga y a bajos precios no trabaja nadie”.

“Eso sin contar que los permisos que otorgan los bancos venezolanos para poder exportar se demoran hasta dos meses”, indica el exportador.

¿Qué pasaría si disminuye el pago?

Cambiar de destino exportador sería la principal solución que ve este empresario, puesto que la producción nacional sobrepasa el consumo del país, por lo que, obligatoriamente, tendría que, buscar otros destinos.

En este caso, los exportadores conocen de mercados como Rusía y países árabes, en donde el ganado colombiano tendría buena aceptación. Además, señalan que una empresa comercializadora de Brasil se está encargando de llevar bovinos desde Colombia a estos destinos, con un pago de $1,4 millones (736 dólares) por res, sin que el exportador o productor asuma los costos de movilización.

Por otro lado, hay empresarios que han visto rentable la venta de carne despostada (cortes de la res empacados al vacío), lo cual les ha llevado a menguar un poco la lenta recepción de los pagos.

Aumentaron las exportaciones

El cambio en políticas de pago se presenta en medio de un repunte de las exportaciones de ganado desde Colombia a Venezuela, en un contexto en el que este sector en el departamento había registrado un incremento considerable.

Datos de la Dian y del ICA revelan que las exportaciones del ganado colombiano que sale por los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander aumentaron 44% en el primer semestre de 2013, comparado con el mismo periodo de 2012.

Las exportaciones nacionales de ganado pasaron de 74.515 cabezas de ganado entre enero y junio de 2012 a 133.168 en igual lapso de 2013.

Así mismo, de 2.197 ejemplares criados en el departamento que se vendieron a Venezuela en el primer semestre de 2012 se pasó a 17.800 en el mismo periodo en 2013, comportando un crecimiento de 710%.

Venezuela es un país netamente importador de ganado y sus derivados, debido a la baja producción en esta actividad agropecuaria. Según un informe de Asociación de Ganaderos del estado Táchira, (Asogata), el vecino país registra un déficit de producción del 50% en carnes y 57% en lácteos. Esta semana los ganaderos venezolanos también dieron a conocer la mala situación que están viviendo debido a que su Gobierno mantiene unos precios de compra del ganado en pie y carne canal muy por debajo de los márgenes de costos de producción.

Los altos niveles inflacionarios, la falta de divisas para importar insumos y la inseguridad jurídica han sido los causantes de que este oficio se haya convertido en una actividad poco rentable. Por lo pronto, tanto los ganaderos colombianos como los venezolanos esperan una decisión sobre la política de precios que tenga en cuenta las verdaderas condiciones de estos empresarios y así se mejoren las condiciones del sector a lado y lado de la frontera.

*Nombre cambiado por petición de la fuente.

Fuente: La Opinión