Buscar
domingo 8 diciembre 2019
  • :

Sacrificio de reses se desplomó 90% en el estado Zulia

Un 90% se desplomó el sacrificio de reses en los mataderos de la región , lo que explica la ausencia y el alto precio del rubro en las carnicerías de la entidad. El presidente de Confagan-Zulia, Jorge Prado, afirmó a PANORAMA que los últimos dos meses la caída ha sido dramática.

Reses 1

“De 2.500 reses que era el promedio de reses a matadero al día en los últimos dos años, la cifra ha bajado 90%”, lo que significa que solo se está arrimando a los mataderos unas 250 reses diarias.

Aseguró que casi todos los mataderos están cerrados. “El nivel de matanza al día no llega ni al 20% de su capacidad instalada, por eso es que no hay carne”. Prado reiteró: “No hay reses, no hay novillos, ni leche, nos estamos comiendo las hembras”.

El presidente de Confagan-Zulia explicó que se han llevado a mataderos un 40% de hembras, “una cifra alarmante porque eso demuestra la merma del rebaño. Si no tenemos vacas, cómo paren y se aumenta el rebaño. Esto se ha acelerado este año, pues los productores están contra la pared: O las llevan a matadero o se mueren”.

La falta de alimento concentrado, de agroinsumos, de combustible y, hasta la sequía, tienen en jaque al sector. “El verano acabó con los machos”, sostuvo el ganadero, quien enfatizó que “es imposible vender la carne a puerta de corral a 85 bolívares”. “Ni siquiera la carne importada a 6,30 se ve en las carnicerías”.

Dijo que van 10 meses que “no cae ni una gota de agua en Jesús Enrique Lossada. Hay 100 mil hectáreas en esa área y que son irrecuperables. Hay que pedirle al Gobierno nacional que nos surtan de maíz en grano, alimento concentrado, melaza, silo de caña”.

Un dueño de carnicería, quien prefirió no identificarse, dijo a este rotativo que “carne no me está llegando. Una vez a la semana. La situación está muy crítica. No hay ganado. La poquita que me llega se las guardo a mi clientes”.

Otro factor que también está afectando la escasez de la carne es la inseguridad en las fincas. “Nos ha afectado mucho el robo de animales, contra la infraestructura de riego, ha habido mucha extorsión. Se meten a la finca amarran a todos, inmovilizan a todos los trabajadores, cocineros, es un saqueo de la finca. Muchos ganaderos vecinos míos han abandonado sus haciendas”, contó un ganadero de La Concepción.

Otro productor consultado afirmó: “He tenido que salir de mi ganado. La sequía, la inseguridad, los altos precios de los insumos me han obligado a deshacerme de animales, llevarlos a matadero, e incluso venderlas a productores colombianos para incorporarlos en su rebaño para no sacrificar mi genética. Para mí ha sido terrible”.

Prado descartó que el contrabando sea la causa principal de la escasez del producto en el mercado.

“Siempre, toda la vida se ha ido ganado hacia Colombia, es cierto, pero eso ha disminuido en lo que va de año, hay mucho control y ya no hay carne que se puedan llevar. La escasez de carne más que un problema de contrabando es de producción”.

Al respecto, la Policía Fiscal y Aduanera de Colombia (Polfa) informó la semana pasada en un informe, que las aprehensiones de contrabando de ganado en pie y de canal que han ejecutado no se dan en la frontera del Zulia, sino que el 45% de las incautaciones de este año se han realizado por Cúcuta. Precisó que han incautado carne en canal y ganado en pie por un valor de $2.730 millones de pesos, un 42% del total decomisado.

Sobre la situación nacional del sector cárnico, la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), emitió un comunicado esta semana, señalando que “en los últimos siete años, el país haya experimentado un proceso de recesión en la actividad primaria de la ganadería nacional, con una merma significativa en la oferta cárnica y láctea de origen local, interrumpiendo el proceso de crecimiento que se experimentó hasta el primer lustro del presente milenio”.

Ante este escenario crítico del sector, Fedenaga propone un “plan de respuesta inmediata para reactivar la ganadería nacional, establecer un programa de abastecimiento de 550.000 toneladas Alimento Balanceado para Animales en los próximos 6 meses, para así alimentar y recuperar las condiciones físicas de 980.000 vacas en ordeño que existen en Venezuela y de esta forma contrarrestar los efectos de la violenta sequía con la que nuestro país ha sido impactado en los dos últimos años”.

Asimismo, plantea redefinir “urgentemente el sistema de restricción y control de venta de combustible en los cuatro estados fronterizos para la operación de nuestros tractores, en las unidades de producción ganadera: Apure, Barinas, Táchira y Zulia”.

Fuente: Informe 21