Buscar
viernes 6 diciembre 2019
  • :

Prácticas recomendaciones para llevar a sus perros de vacaciones

Los mejores compañeros de viaje sin duda tienen cuatro patas. Pero cuando ellos vienen con nosotros cambiamos las condiciones de su ambiente y esto los puede enfermar. Por eso esté atento a las siguientes recomendaciones para que disfrute su paseo al lado de su mascota.

“La gran mayoría de patología que presentan las mascotas cuando se van de paseo son de la piel o gastrointestinales”, asegura la directora de dermatología veterinaria de la U. de Antioquia Ana Milena Carmona.

Baños de sol caninos

Los perros también se queman por el sol. Hay zonas de su cuerpo en las que el pelo es más escaso, como el puente de la nariz y la barriga. “En estos casos podemos aplicarles bloqueador para niños en esas partes especificas”, asegura el médico veterinario Laureano Rodríguez, especialista en dermatología.

Si van hacer largas caminatas por la playa la constante hidratación también es importante para evitar el golpe de calor o algún tipo de insolación.

El sol también puede quemar a los perros, especialmente en la nariz.

Mojarse es divertido

Las piscinas y el mar pueden ser lugares seguros para los perros, pero hay que recordar que la sal y el cloro deshidratan la piel de los canes. Por eso, al final del día deles un buen chapuzón con agua de la llave para quitarles todos los residuos que les hayan quedado en la piel. “Séquelos con una toalla, el secador no es necesario”, afirma la doctora Carmona. (Lea también: En Semana Santa el perro también viaja)

Garrapatas y pulgas

En climas templados y cálidos las garrapatas son más comunes y las pulgas se presentan más en climas fríos, pero las dos pueden encontrarse en cualquiera de los ambientes mencionados. Por eso es importante que tres días antes de viajar, aplique en las mascotas algún medicamento que las proteja contra las dos. “Las garrapatas son muy peligrosas por las enfermedades de la sangre que pueden transmitir”, alerta el doctor Rodríguez.

Alergias inesperadas

“Las reacciones alérgicas por picaduras de insectos como hormigas o avispas son otro riesgo”, asegura la doctora Carmona. Aunque no se dan frecuentemente, los síntomas que presentan los animalitos son muy similares a los de los humanos. “Su carita y los párpados se les hinchan y les salen muchas ronchas que los hacen rascarse”, explica

Carmona. En estos casos, lo mejor es consultar o llevarlos directamente a un veterinario pues es una urgencia.

En general, si el perro presenta comezón constante debe revisarse el estado de su pelaje. “Cuando se rascan excesivamente pueden crearse una herida fácilmente porque su epidermis es más delgada que la de los humanos”, asegura Rodríguez.

Finalmente, los hongos no deben preocuparlo demasiado. Los perros por lo general los desarrollan por una baja de defensas y muy pocas veces se dan solo por la piel húmeda.

Fuente: El Tiempo