Buscar
viernes 15 noviembre 2019
  • :

Paratifosis, Tifosis y Pullorosis

Perteneciente al Género Salmonella, S. enterica sv. Enteritidis es una de las más importantes paratifosis de las aves por la alta difusión entre los animales y su patogenicidad para el hombre. La sv. Enteritidis se difunde, principalmente, por transmisión horizontal entre las aves enfermas y en menor grado por trasmisión vertical a través del huevo a la progenie. En el primer caso la infección horizontal se propaga, por excreción fecal, aerosoles y contacto, en los criaderos, plantas de incubación, granjas y plantas de matanza.

En el segundo caso, la transmisión vertical involucra tanto a reproductores que contaminan sus progenies de pollitos BB e indirectamente a las plantas de incubación como también a líneas de ponedoras que pueden producir algunos huevos infectivos por contaminación de la cáscara en el momento de mayor excreción fecal de salmonelas. Este es el modo más frecuente de contaminación de los huevos. Además, y sólo excepcionalmente (1 de cada 1.000 huevos analizados), puede contaminarse en forma directa la yema de los huevos en gallinas que sufren septicemia y peritonitis.

El manejo de los huevos puede aumentar considerablemente la contaminación cruzada por la re-utilización de maples contaminados y el empleo de huevos mal conservados o viejos.

Las aves adultas son siempre portadoras asintomáticas y pueden transmitir trans-ovo la infección a sus progenies, siendo los pollitos BB los potenciales manifestantes de síntomas, lesiones y mortandad en grado variable, según el nivel de inmunidad maternal heredada de sus padres a través del vitelo. La dispersión sistémica genera transmisión vertical y la excreción fecal extensiva produce contaminación ambiental difícil de eliminar. Con referencia a la importancia e implicanciones de Salmonella spp. y especialmente de Salmonella Enteritidis, grupos de trabajo pertenecientes a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) examinaron con detenimiento documentos técnicos sobre la identificación, caracterización y evaluación de los peligros de la exposición de Salmonella spp. en pollos de engorda (parrilleros) y huevos.

"El manejo de los huevos puede aumentar considerablemente la contaminación cruzada por la re-utilización de maples contaminados y el empleo de huevos mal conservados o viejos."

Asociados a los riesgos para la salud, estos patógenos tienen un significativo impacto económico sobre la industria del huevo. La S. sv. Enteritidis suele causar una infección asintomática en aves adultas y los síntomas de la enfermedad sólo se manifiestan en aves muy jóvenes. En cambio, S. sv. Gallinarum, con sus biovariedades gallinarum y pullorum, causan la Tifosis y Pullorosis respectivamente, las cuales son enfermedades mucho más graves para las aves, tanto adultas como jóvenes, pero no constituyen peligro para el ser humano, ya que el hombre no es susceptible a dichos serovares.

Ambas enfermedades han sido erradicadas de los criaderos industriales de la mayoría de los países desarrollados aunque aún persisten en países en desarrollo, incluyendo varios de América Latina. Por este motivo, estas enfermedades si bien no constituyen una zoonosis, deben ser tenidas en cuenta para su diagnóstico diferencial en la región. Además, la Paratifosis y la Tifosis pueden presentarse en forma conjunta en los criaderos de aves, afectando a los mismos individuos en forma simultánea.

Fuente: EEA INTA Balcarce
Avicultura.com.mx
Fotos:
Sxc