Buscar
miércoles 26 febrero 2020
  • :

Mal aliento en el perro: trucos para acabar con eso

Los problemas de mal aliento en el perro se pueden combatir. Bastan tres sencillos trucos para lograrlo: la limpieza bucal del animal, una alimentación adecuada y recurrir a aperitivos y juguetes que mejoran el aliento del can. Un perro con halitosis despide un olor desagradable cuando respira, pero si este no responde a una enfermedad, es posible evitarlo.

 El mal aliento del perro no siempre se explica como consecuencia de una patología. En ocasiones, este se debe a una higiene bucal deficiente o a ciertos hábitos alimentarios poco saludables. Poner remedio a ambas rutinas ayuda a superar la halitosis. Cuando a pesar de esto el mal aliento persiste, puede deberse a graves enfermedades que afectan al can en el aparato digestivo o en otras zonas importantes, como el hígado o los riñones. En estos casos, la vigilancia e intervención veterinaria son esenciales para controlar la enfermedad.

La salud bucal de los perros es muy importante

Limpieza bucal del perro contra el mal aliento

La limpieza de los dientes del perro debe incluirse en la rutina de higiene canina, ya que es una forma de asegurar la salud general del perro y de las personas con quienes convive. Esta práctica es tan importante como el resto de rutinas de aseo del perro, que incluyen el baño con agua y jabón apropiado, el cepillado del pelaje y la higiene regular de los oídos.

La adecuada limpieza de los dientes del perro es el primer paso para acabar con el mal aliento del animal. Esta responsabilidad recae en el dueño, puesto que el animal no es capaz de cepillarse por sí solo.

Descuidar la higiene bucal del perro tiene consecuencias que se manifiestan pronto: un alto porcentaje de canes padece problemas dentales a partir de los tres años. El sarro es uno de los primeros síntomas que delatan que la higiene bucal de la mascota no es correcta.

Alimentación adecuada para combatir el mal aliento

Una dieta del perro que incluya una cantidad excesiva de carne puede derivar en problemas de mal aliento con el tiempo. Este tipo de alimentos son más propensos a dejar residuos en los resquicios de los dientes del animal. Cuando las bacterias atacan los restos de comida, es habitual que comiencen los problemas. Una dieta equilibrada es lo más apropiado para cuidar el bienestar del perro y su salud bucal.

Del mismo modo, el cuenco de la comida debe estar limpio y sin restos de comida, ya que con el tiempo se pueden descomponer. Esta es una forma más de velar por el buen aliento del animal, pero también por su salud en general.

El mal aliento del perro se reduce aún más cuando se opta por la dieta seca, basada en croquetas de pienso de calidad, en lugar de alimentar al animal con raciones de alimento enlatado. Las bolas de pienso actúan como un cepillo natural para la dentadura del perro, ya que al frotarse contra los dientes ayudan, en parte, a prevenir la formación de sarro y placa bacteriana. Este gesto, no obstante, en ningún caso sustituye a una buena higiene bucal.

Aperitivos y juguetes que mejoran el aliento del perro

Los aperitivos caninos pensados para reducir el mal aliento en el perro pueden resultar una forma agradable de velar por la salud bucal del animal. Algunos tienen formas atractivas para el perro, como las galletas con forma de hueso.

Los juguetes que ayudan a eliminar el hedor del aliento del can son otro modo de acabar con la molesta halitosis canina. Este tipo de juguetes se fabrican con caucho natural o nailon, apropiados para limpiar los dientes del perro y que, a la vez, masajean las encías del animal, mientras desprenden un sabor agradable.

Consejos frente al mal aliento del perro

  • La adecuada limpieza de los dientes del perro es el primer paso para acabar con el problema del mal aliento en el animal.
  • Una dieta que incluya una cantidad excesiva de carne puede derivar en problemas de mal aliento con el tiempo. Una dieta equilibrada es lo más apropiado.
  • El mal aliento del perro también puede reducirse cuando se opta por la dieta seca, basada en croquetas de pienso de calidad, en lugar de alimentar al animal con raciones de alimento enlatado.

Fuente: consumer.es