Buscar
domingo 15 diciembre 2019
  • :

Los remedios comunes de las personas pueden intoxicar a las mascotas

En la casa de la mayoría de las personas, o en la farmacia más cercana, hay una gran cantidad de remedios de venta libre que alivian problemas como el dolor de cabeza, la indigestión o un golpe. Aunque estos fármacos pueden ser muy útiles para los humanos, representan un serio peligro para las mascotas, advierten especialistas.

Veterinarios de la Universidad de Oklahoma (Estados Unidos) recalcaron que no se debe dar ningún medicamento a los animales antes de consultar con un veterinario. Además, es importante guardarlos en un lugar inaccesible a las queridas mascotas, ya que los animales pueden confundirlo con un juguete o con algo rico para masticar. También es importante almacenar en lugares separados los remedios propios y de los perros y gatos, ya que es muy común confundir uno con otro.

“Las mascotas y los seres humanos metabolizan la medicación de una forma muy diferente por lo cual es fundamental tener cuidado cuando se guardan los fármacos. Incluso las medicaciones que parecen benignas pueden causar serias intoxicaciones en los animales. Por ese motivo, hay que llamar inmediatamente al veterinario si una mascota consume un remedio humano”, advirtió Carolynn MacAllister, una de los especialistas.

Remedios que dañan

MacAllister advirtió que los anti-inflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno pueden, por ejemplo, generar úlceras estomacales e intestinales y problemas renales en compañeros como los perros, gatos y pájaros.

El paracetamol, tan común entre las personas, ocasiona serios problemas en los animales. “Una pastilla normal de paracetamol puede causar daños en los glóbulos rojos de los gatos, algo que limita su capacidad de transportar oxígeno. En los perros genera problemas hepáticos y, si se consume en grandes cantidades, afecta los glóbulos rojos”, detalló.

Los antidepresivos, los fármacos para bajar el colesterol, las pastillas para dormir y los remedios para el trastorno por déficit de atención, muy comunes hoy en día, también representan un peligro para las mascotas. “Estos medicamentos pueden causar una amplia gama de problemas como daño hepático, problemas cardíacos, aumento en la temperatura corporal, descenso en la presión arterial y una baja en la frecuencia respiratoria”, dijo MacAllister.

La especialista advirtió que la intoxicación de las mascotas con fármacos humanos es muy común y, muchas veces, sucede sin que los dueños se den cuenta. “Si una persona tiene un animal, debería preparar la casa como si un niño pequeño estuviera viviendo allí”, recomendó.

Fuente: Informe 21