Buscar
viernes 6 diciembre 2019
  • :

La «vaca loca» de Cabrales había nacido en 2005 y no se alimentó con piensos

La consejera de Agroganadería y Recursos Autóctonos del Principado de Asturias, María Jesús Álvarez, ha informado este lunes que el caso detectado en agosto de una vaca del concejo de Cabrales se corresponde con una escefalopatía espongiforme bovina (EEB) atípica, que no responde a los parámetros fijados para la enfermedad clásica, porque se trata de un animal de pastoreo que no fue alimentado a base de piensos.

La res, una hembra de la raza Asturiana de la Montaña, nació 2005 en una explotación cabraliega que cuenta con 119 ejemplares. Tras conocerse públicamente este domingo el caso, Álvarez, a través de unas declaraciones a los periodistas, ha querido hacer un llamamiento a la «prudencia» y a la «tranquilidad» porque «todos los sistemas de detección y las alertas funcionan».

El animal fue sacrificado el pasado 21 de agosto de 2012 en el matadero central de Asturias y los restos se destruyeron en una empresa autorizada para la gestión de materiales específicos de riesgo.

Durante los controles reglamentarios se diagnosticó la EBB atípica, que fue comunicada el 23 de agosto desde el Laboratorio de Sanidad Animal de Jove y quedó confirmada posteriormente con los análisis realizados en el Laboratorio Nacional de Referencia para las Encefalopatías Espongiformes Transmisibles de Algete (Madrid).

Otros Animales

En la actualidad, está inmovilizado un grupo de 18 animales que forman parte de la cohorte de erradicación, es decir, descendientes y reses nacidas en la explotación un año antes y un año después que la vaca afectada.

Esas reses, según informan desde el Principado, son objeto de estudio, a la espera de recibir instrucciones del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para adoptar las medidas que considere oportunas y realizar el seguimiento del caso.

La EEB, conocido popularmente como mal de las ‘vacas locas’ fue diagnosticada por primera vez en el Reino Unido en los años 80. Es una afección degenerativa del sistema nervioso central de los bovinos incurable, que se caracteriza por la aparición de síntomas nerviosos en los animales adultos, que progresivamente, concluye con la muerte del animal.

Fuente: EuropaPress