Buscar
lunes 24 febrero 2020
  • :

La importancia del calostro para los Cerdos

En los porcinos no hay otra fase en la que se produzcan porcentualmente tantas pérdidas como en maternidad, y en concreto, en los primeros días de vida. Es en esta fase donde se encuentra el factor determinante para su supervivencia, la rápida obtención de calostro.

La toma de calostro es indispensable para:

Cubrir las necesidades energéticas: las reservas de glucógeno con las que nace el lechón son muy escasas, por tanto necesita de la energía del calostro para mantener su temperatura corporal así como para su metabolismo.

Adquirir inmunidad pasiva: la placenta epiteliocorial de la especie porcina impide la transferencia placentaria de anticuerpos. Por esto el lechón es, en las primeras semanas de vida, totalmente dependiente de la inmunidad específica e inespecífica que recibe con el calostro.

Consiste en asistir al lechón para que alcance la teta, supervisando que  a continuación es capaz de mamar por sí solo

Un lechón necesita ingerir de 200 a 400 gramos de calostro, pero no siempre lo tienen fácil para conseguirlo: aparte de la rápida pérdida de temperatura corporal que sufre tras el parto y a la competencia por conseguir un buen pezón, hay que tener en cuenta las características de la producción de calostro por parte de la cerda y de la absorción por parte de los lechones:

  • El calostro sólo es producido por la cerda durante 24-48 horas, y la concentración de IgG se reduce rápidamente tras el parto.
  • El intestino del lechón va reduciendo su capacidad de absorción de las inmunoglobulinas rápidamente. A partir de las 12 horas tras el parto ya solo se absorben un 25% de los anticuerpos.

Por ello, asegurar una buena ingestión de calostro es una pieza fundamental para garantizar una buena producción en las granjas. Hay que definir el encalostramiento como una mesa de tres patas, sólo con que nos falle una de ellas la mesa no se mantendrá en pie.

Las tres patas imprescindibles que debemos considerar son:

  • La capacidad lechera de la cerda
  • La vitalidad del lechón.
  • Manejo específico de encalostramiento.

No es el objetivo de este artículo extenderse en las dos primeras “patas”, pero no debemos olvidar que debemos proporcionar a los lechones las condiciones para que la mayoría de ellos obtengan suficiente calostro solos, y poner el esfuerzo adicional en facilitar las cosas a los más pequeños o débiles o en el caso de camadas muy numerosas.

Por ello no resultaría coherente hacer grandes esfuerzos en encalostramiento y no haberse preocupado por ejemplo de secar los lechones tras el parto, proporcionarles temperatura adecuada, o tener cerdas con una condición corporal inadecuada al parto que les impida una buena producción de calostro.

Los protocolos específicos pasan por facilitar o, directamente, suministrar calostro a los lechones más débiles que son los que más dificultad van a tener para obtenerlo sin ayuda. En granja podemos realizar distintas técnicas:

Lechones demasiado débiles: en ocasiones la partición de camada se realiza demasiado tarde o con lechones muy bajo peso, ya enfriados que no tienen  capacidad para llegar a la ubre. En este caso necesitaremos un encalostramiento más directo

El Split nursing o encalostramiento separado:

Encerramos a los lechones más grandes de la camada durante 1,5 horas en un cajón para permitir que los lechones más pequeños tengan acceso al calostro sin la competencia de sus hermanos de mayor tamaño.

Al separar camadas se cometen en ocasiones 2 errores que debemos evitar:

  • Dejar un número muy reducido de lechones pequeños fuera de la caja que no sean capaces de estimular suficientemente la ubre y estimular así la producción de calostro. (Fraser 1984). Yo siempre recomiendo que no sea inferior a 7 lechones.
  • Lechones demasiado débiles: en ocasiones la partición de camada se realiza demasiado tarde o con lechones muy bajo peso, ya enfriados que no tienen capacidad para llegar a la ubre. En este caso necesitaremos un encalostramiento más directo.

Encalostramiento asistido:

Consiste en asistir al lechón para que alcance la teta, supervisando que a continuación es capaz de mamar por sí solo.

Encalostramiento directo:

Nos permite suministrar directamente calostro a los lechones de bajo peso (<800 gr), fríos o con poca vitalidad. El calostro a administrar lo obtenemos ordeñando a las cerdas que están pariendo, que acaban de parir o incluso antes del parto.

Lo mejor es usar el calostro al momento aunque podemos conservarlo en la nevera durante unas horas o incluso congelarlo. El calostro se debe suministrar directamente con una jeringa sin aguja o tetina en la boca del lechón. Dos-tres tomas de 15-20 mililitros durante las primeras horas después del parto son muy aconsejables. Si calentamos el calostro en un baño maría a unos 30ºC facilitamos la deglución del mismo.

Encalostrar lechones directamente o de forma asistida consume mucho tiempo en la granja. Mi consejo es aplicar el encalostramiento separado de forma rutinaria, y asistir de forma directa exclusivamente a aquellos lechones de muy bajo peso, o a los que no tengan suficiente vitalidad para alcanzar la ubre por sí mismos.

Fuente: 3tres3.com

Por: Joan Wennberg i Rutllant