Buscar
jueves 5 diciembre 2019
  • :

Investigadores suizos identifican una nuevo productor de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB)

Un equipo internacional de investigadores identificó dos vacas suizas con una nueva variante molecular del prión productor de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), en una misma región geográfica.

EL descubrimiento fue llevado a cabo por un grupo de investigadores, los que examinaron  una vaca que había muerto accidentalmente, y mediante técnicas diagnósticas apropiadas pudieron demostrar que se encontraban ante una nueva forma de la EEB.

Anteriormente, la comunidad científica había catalogado solamente tres variantes del agente etiológico, siendo este último hallazgo identificado como una posible cuarta variante del prión responsable de esta enfermedad.
El hallazgo se hizo en St. Gallen, Suiza, el 13 de octubre de 2011. “La interpretación de estos resultados sigue siendo difícil, debido a que los todos los datos clínicos, neuropatológicos y sistemáticos de los dos casos no están disponibles”, escribieron los autores en su artículo. La nueva variante del prión provocó preocupación, ya que las pruebas actuales podrían no estar detectando variantes que pueden causar un daño cerebral debilitante y mortal décadas después de la infección.
“Sin embargo, nuestros resultados plantean la posibilidad de que este ganado se viera afectado por una enfermedad priónica no identificada previamente, diferente de los tipos conocidos de EEB”, concluyeron los autores. “Para confirmar esta posibilidad y para evaluar el potencial efecto sobre el control de la enfermedad y la salud pública, se están realizando estudios de transmisión en vivo en ratones transgénicos y en el ganado. Hasta que los resultados de estos estudios estén disponibles, deberían utilizarse técnicas de diagnóstico molecular de manera que estos casos no se pierdan”.
La Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB), más comúnmente conocida como Enfermedad de la Vaca Loca, es causada por proteínas priónicas, que provocan daño cerebral años después de la infección. Los seres humanos pueden infectarse con las proteínas priónicas y desarrollar una variante denominada enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (vCJD). Desde que esta enfermedad neurodegenerativa fue reportada por primera vez en 1996, los expertos en salud han identificado 217 pacientes (todos casos fatales) con la enfermedad en 11 países.

Fuente: prosaia