Buscar
sábado 25 enero 2020
  • :

Gremios elevarán propuestas a la Presidencia y a la Asamblea Nacional para impulsar la producción

El presidente de Fedenaga, Carlos Albornoz prefiere no hablar de precios de la carne y de la leche de manera directa. «Hablar de precios no es lo más importante. Dentro de 7 meses tendremos el mismo problema de desabastecimiento, ante la falta 500.000 toneladas de alimento balanceado para dar de comer al ganado durante los próximos 6 meses».

Ganado Venezolano 18

Fue consultado sobre las propuestas que ventila el sector para retomar la rentabilidad del área agropecuaria para los productores, así como hacer más accesibles estos productos en los mercados.

«Actualmente tenemos un promedio de producción de leche diario similar al que obteníamos hace cuarenta años. Solucionar no es complicado, solo con alimentar al rebaño nos ayudaría a comenzar a resolver la situación. La solución está en aclarar qué está dispuesto a aportar cada sector por el país», amplió el productor agropecuario.

Para Albornoz, quien adelantó que en las próximas semanas elevarán sus planteamientos a la Asamblea Nacional y ante la Presidencia de la República, si bien el diálogo es necesario, conciliar posiciones para trazar una estrategia común de trabajo, es lo más prioritario.

En tal sentido, planteó que se diseñe un plan de trabajo para el reimpulso del sector agropecuario. Fedenaga promueve, para ello, un Plan de Respuesta Inmediata, propuesta de cuatro puntos para evitar una grave caída de esta importante área productiva, dijo Albornoz.

El Plan sólo requiere del interés por subsanar la cancerígena situación que amenaza al campo. Aseguró el presidente de la Federación Nacional de Ganaderos.

«Venezuela cuenta con un alto potencial de desarrollo agrícola, el cual puede garantizar un crecimiento económico sustentable. De los 33 millones de hectáreas, económicamente aptas para la agricultura, 27 millones son de uso eficiente, mediante la actividad ganadera»

Refiere el documento que con los avances logrados desde los años 60, cuando se inició un proceso de mejora continuo de los esquemas de producción y de la genética de la ganadería bovina del país, se mantuvo el autoabastecimiento cárnico hasta mediados de la primera década del 2000.

En tal sentido, resalta el escrito, que el desarrollo genético tropical del ganado se ha venido consolidando desde hace tres décadas.

«(…) Donde se destaca el rescate y crecimiento sistemático de la raza autóctona tropical lechera, la Raza Carora, así como las experiencias de sistematización y estabilización de cruces bos tauros c/Bos Indicus que han venido produciendo un F1 (Mestizaje de dos razas puras) tropicalizado y adaptado a las condiciones venezolanas de alta eficiencia y productividad, tanto en lo que se refiere a la producción de carne, como a la producción de leche».

«La «Ganadería de Doble Propósito» ha desarrollado el potencial genético para garantizar el autoabastecimiento lácteo nacional, así como la posibilidad de exportar cárnicos al generarse excedentes, para lo cual se hace necesario profundizar en el sistema o modelo de producción propio de la ganadería de doble propósito», se precisa en el documento

Este mecanismo demanda, según puntualizan, que se consoliden actividades y sistemas de producción de alimentos en la propia finca, en base a cereales forrajeros, y, a su vez, que se cuente con la tecnología y bienes de capital (Tractores, embutidoras, carros de transporte de cosecha de los insumos agrícolas producidos en la propia finca, etc.)» señala el planteamiento.

Propuestas puntuales

Propone Fedenaga como puntos fundamentales para reactivar la ganadería y alcanzar a mediano plazo el autoabastecimiento cárnico, así como contar con el insumo para integrar al sector al mercado exportador:

1) Respeto a la normativa legal vigente. Es imperativo suspender el que funcionarios públicos diversos, abusando y extralimitándose de su investidura, limiten el libre y necesario tránsito de los alimentos de las zonas de producción, a las zonas de mayor población y que no son importantes centros de producción agrícola, porque este tipo de medidas pone en riesgo la seguridad alimentaria de la poblaciones de la mayoría de las grandes ciudades del país.

2) Activar, bajo un esquema de coordinación conjunta, sector público y las asociaciones locales de ganaderos, un plan de distribución de insumos, semillas, y medicina veterinaria, que reponga las condiciones necesarias, tanto de alimentación, como de salud animal que garantice una producción óptima de nuestro rebaño nacional.

3) Establecer un programa de abastecimiento de 550.000 Tm de «Alimento Balanceado para Animales» ABA en los próximos 6 meses, para así alimentar y recuperar las condiciones físicas de 980.000 vacas en ordeño que existen en Venezuela y de esta forma contrarrestar los efectos de la violenta sequía con la que nuestro país ha sido impactado en los dos (2) últimos años.

4) Redefinir urgentemente, el sistema de restricción y control de venta de combustible en los cuatro (4) estados fronterizos, a saber: Apure, Barinas, Táchira y Zulia, con la finalidad de garantizar una justa y oportuna distribución de combustible para la operación de nuestros tractores, en las unidades de producción ganadera.

Reimpulso

Señala además la propuesta, que estas medidas deben estar acompañadas de un programa nacional de impulso a la industria metalmecánica del país.

Tal inciativa permitiría fomentar, financiar e impulsar un plan de instalación de al menos 40 plantas. Las cuales puedan puedan colocar líneas de producción, con materia prima enviada desde la CVG, y con importación sólo de piezas electrónicas para convertir las zonas rurales en parques industriales de envergadura, que generen empleos sustentables en las regiones agro-productivas del país con la fabricación de la maquinaria e insumos para el campo.

Fuente: El Universal