Buscar
sábado 29 febrero 2020
  • :

El murciélago, de animal de fama diabólica a efectivo «insecticida biológico»

Tienen mala prensa en Occidente, fruto quizá de la envidia que generan por ser el único mamífero volador, pero los murciélagos, a los que la ONU ha dedicado este año, son un buen aliado en la lucha contra plagas y ciertas enfermedades emergentes gracias a su voraz dieta, basada sobre todo en insectos.

En un momento de «importación» de enfermedades tropicales (dengue, fiebre amarilla, virus del Oeste del Nilo…) a territorios más templados y que tienen a los mosquitos como vectores de estas patologías infecciosas, el murciélago -del que sólo en España hay más de 30 especies- se erige como efectivo «insecticida biológico», asegura a Efe el director del Centro de Investigación en Infecciones Víricas de las Islas Baleares, Jordi Serra Cobo.

Sin embargo, la importante función que desempeña en el control de estas molestas plagas -incluida la del temido mosquito tigre o ahora la de la mosca negra- ha de combatir con añejos prejuicios culturales con los que se juzga a este mamífero en la mayoría de los países occidentales.

Su singular aspecto -feos para la mayoría de los mortales-, el hecho de que de sean nocturnos, puedan volar y orientarse a la perfección en la oscuridad, o que duerman cabeza abajo y que algunas especies elijan cuevas y espacios profundos y recónditos como refugio ha hecho que durante siglos se les viera como el «mensajero del diablo», portadores de «mal agüero», por lo que eran perseguidos y atacados por el hombre.

«Drácula ha hecho mucho daño a los murciélagos», bromea Serra, quien recalca que para romper con todos estos mitos negativos -donde Batman sería la nota discordante- y denunciar además los cambios que sufren los ecosistemas de los quirópteros, muy sensibles a cualquier alteración ambiental, la ONU ha declarado el «Año internacional de los Murciélagos».

“Estos animales comen muchísimos mosquitos y otros insectos”,

El 20% de las especies de mamíferos del planeta son murciélagos pero a pesar de ser uno de los vertebrados que más se expandieron, actualmente están amenazados por cambios en sus hábitats, debido a la deforestación, los incendios y las alteraciones en sus cuevas o en los refugios, lo que pueden llegar a provocar su extinción.

En España hay unas 35 especies -todas protegidas-, la más extendida, el murciélago común -con una mayor capacidad de adaptación, lo que le permite vivir en ámbitos urbanos- y otras como el murciélago patudo -llamado así por su «pies grandes»- que habita en el área mediterránea y que corre peligro de extinción por la intromisión del hombre en su ecosistema.

Las especies que habitan en España, algunas migradoras capaces de recorrer hasta 1.000 kilómetros, tienen una envergadura de entre 22 y 50 centímetros (de 2 a 170 centímetros si se miden las especies de todo el planeta), y de media pueden vivir entre 15 y 20 años, aunque el récord ronda los 40.

Para Serra Cobo, que cree literalmente imposible dar una cifra del número del murciélagos que hay en la península, este mamífero volador desempeña por su dieta un importante papel en el control epidemiológico de enfermedades, ya que aunque las especies que hay en España comen casi de todo -fruta, pequeñas aves o peces- son principalmente insectívoras.

«Estos animales comen muchísimos mosquitos y otros insectos», explica este doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad de Barcelona, que pone el ejemplo de una colonia de varios miles de individuos que viven en una cueva en las cercanías de Terrassa y que según el estudio que realizan desde hace años consumen de 20 a 36 toneladas de insectos al año.

Para Serra Cobo, es factible favorecer la presencia de colonias de algunas especies de murciélagos para combatir plagas, como se ha hecho en zonas periurbanas del delta del Llobregat, donde se colocaron cajas nido para recuperar poblaciones de estos animales y controlar además la presencia masiva de mosquitos.

«Son unos buenos aliados, lo único que hay que hacer es no tocarlos, porque como cualquier otro animal salvaje si lo coges intentará morderte para liberarse», explica Serra Cobo, que remarca que a pesar de lo que se cree, este animal no es ciego, aunque utilicen principalmente los ultrasonidos para orientarse.

Frente a su «leyenda negra» en Occidente, el murciélago está mejor considerado en otras culturas. En China, por ejemplo, se cree que dan buena suerte, y en las casas pudientes tradicionalmente se pintaban o grababan murciélagos en las puertas. También en algunos valles del Pirineo, como el de Benasque, donde antaño también se les consideraba un animal protector.

Fuente: EFE
Fotos:
Noticias21.com/ecotime