Buscar
viernes 28 febrero 2020
  • :

Discuten la modificación de ordenanza para la salud de la fauna doméstica

La Fundación Patas y Narices invita a los vecinos del municipio Libertador a una reunión en la esquina de San Jacinto para modificar las normas para el bienestar de los animales.

Las organizaciones, proteccionistas y abogados, preocupados por la construcción de una ciudadanía activa en pro del bienestar, la salud animal y sana convivencia en el Municipio Libertador, invitan a los vecinos del municipio Libertador a una consulta pública para discutir la modificación de la ordenanza municipal FUNDAFAUNA para dará paso una nueva que regulará todo aspecto concerniente a la salud y bienestar de la fauna doméstica en el municipio.

Cabe destacar que, la Unidad de Gestión de Municipio Libertador encargada de velar por la salud y bienestar animal en el municipio, también se llama «FundaFauna». El Municipio Libertador consta de 22 parroquias, en ellas viven miles de animales en situación de calle donde sufren malos tratos, son abandonados y no reciben los cuidados básicos en atención a su salud como: desparasitación y vacunación (no sólo antirrábica)… y mucho menos intervenciones quirúrgicas que cubran esterilizaciones y casos de fracturas por arrollamientos, informó la Fundación Patas y Narices en un comunicado.

Es propio señalar que, la esterilización es un método humanitario de control de la sobrepoblación la fauna doméstica y/o en situación de calle, consiste en una sencilla intervención quirúrgica donde se remueven los órganos reproductores, tanto de los machos como de las hembras. La esterilización ha sido promovida mundialmente por los organismos internacionales de bienestar animal, y se contrapone a cualquier otro método infrahumano y no ético que infringe dolor o cause la muerte al animal.

El envenenamiento, intoxicación, abandono, mutilación, y cualquier otra forma de «exterminio animal», aplicados por personas y organismos, son repudiados por la comunidad y son motivo de sanción en Venezuela, tal y como lo establece la Ley para la Protección de la Fauna Doméstica, Libre y en Cautiverio (Gaceta Oficial N 39.338, 04/01/2010). Ningún otro método es socialmente aceptado y justificado para solventar y/o controlar la población, de perros y gatos, en situación de calle.