Buscar
domingo 5 julio 2020
  • :

Diagnóstico de trastornos intestinales por medio de radiografías

La radiografía abdominal puede ser una herramienta muy útil para diagnosticar trastornos intestinales en gatos, según reportaron investigadores estadounidenses en la actual edición de la Revista de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria.

El Dr. William M. Adams de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Wisconsin, junto a un equipo internacional de investigadores, pretendían determinar una posible asociación entre los resultados radiológicos del intestino delgado y el grueso en los gatos y con varias condiciones médicas. Esperaban crear un índice cuantitativo para la interpretación de los diámetros intestinales en las vistas radiográficas del abdomen.

Para ello, se realizó un estudio de cohorte retrospectivo con 74 gatos que habían sido sometidos a una radiografía abdominal. Dependiendo de las imágenes radiográficas, fueron asignados a una de las cuatro categorías de diagnóstico:

  • No hay enfermedad en el tracto gastrointestinal (n = 20),
  • enfermedad no-obstructiva del tracto gastrointestinal (32),
  • un cuerpo extraño lineal (CEL; 11), y
  • pequeña obstrucción intestinal mecánica, no causada por CEL (11).

Las radiografías abdominales se evaluaron sin saber el diagnóstico. Los investigadores compararon los valores máximos y mínimos del diámetro exterior del intestino delgado (ID) y el diámetro del colon (DC). La medición dorsiventral y medio lateral de la placa del extremo craneal de la vértebra L2 (VEL2) y la L5 también fue comparada. Se utilizó la altura dorsiventral de VEL2 de las imágenes radiográficas laterales para determinar la proporción de la máxima ID: VEL2 y la máxima de VEL2. Por último, sin ser menos importante, se evaluaron los patrones de gas.

Según los autores del estudio, la enfermedad del tracto gastrointestinal no-obstructiva es más probable que la obstrucción, hasta un máximo de relación de ID: VEL2 de más de 2,0. En una relación máxima entre ID: VEL2 de 2,5, la probabilidad de una enfermedad relacionada con el tracto intestinal estaba por debajo del 4%. En una relación máxima entre ID:VEL2 de 3,0 la probabilidad de una obstrucción intestinal mecánica fue más allá del 70%. Cuando la relación máxima entre DC: VEL2 fue de 2,0 la probabilidad de CEL fue del 50%; una relación máxima entre DC: VEL2 de más de 2,0 disminuyó la probabilidad de CEL. Tanto el patrón de gas como el diámetro del colon parecían correlacionarse con la categoría de diagnóstico.

Por lo tanto, los investigadores concluyen que “la normalización de las relaciones de máxima entre ID:VEL2 y la máxima entre DC: VEL2 obtenidas a partir de las mediciones de vistas radiográficas del lateral del abdomen en gatos, estaban relacionados con alguna de las categorías de diagnóstico”.

Fuente: argos.portalveterinaria.com