Buscar
jueves 22 octubre 2020
  • :

El Médico Veterinario en la Conservación y Salud de la Fauna Silvestre y los Ecosistemas

La participación del médico veterinario es de vital importancia en la conservación de la fauna silvestre, la cual requiere un entendimiento sobre los modelos biogeográficos, estructura de las comunidades, dinámica poblacional, comportamiento individual y lo relacionado a los factores de salud y enfermedad que afectan a poblaciones humanas y animales.

Los problemas de salud ocasionados a la fauna se están exacerbando por el crecimiento demográfico, la fragmentación, la degradación del hábitat y por  el aislamiento de las poblaciones de fauna, debido al aumento del contacto humano y sus animales domésticos. Estos fenómenos ocurren en una escala global sin precedentes en los últimos años, creando nuevas oportunidades a las enfermedades que van a tener un efecto negativo sobre la fauna silvestre, y por ende en los esfuerzos para su conservación.

Actualmente los programas de conservación han tenido éxito debido al enfoque multidisciplinario para resolver problemas de salud, sociales, económicos, políticos y biológicos. La integración de la medicina veterinaria a la conservación tiene la ventaja de optimizar los proyectos de investigación en el área de la conservación, debido a que estos profesionales están altamente  capacitados y preparados  para desempeñarse activamente en temas de salud animal y pública, aspectos epidemiológicos, poblacionales y ambientales.

La intervención del médico veterinario en un proyecto de conservación se basa en evaluar el estado de las especies o poblaciones afectadas o en peligro; la salud de los animales; la distribución espacial de las especies; presencia de enfermedades; los gastos y factibilidad de recursos necesarios preventivos y medidas de tratamiento; y las implicaciones de su presencia, en la salud de otras especies, incluyendo humanos y animales domésticos.

En Venezuela, un país megadiverso, el papel de la Medicina Veterinaria de fauna silvestre se incrementa grandemente,  por la ubicación biogeográfica, zoogeográfica y privilegiada que tiene.

La contribución veterinaria en los cambios de localidad y/o translocación de especies en peligro de extinción, ha demostrado la importancia que tienen los programas de salud para mantener viables estas poblaciones de animales salvajes en vida silvestre, tal es el caso de: el Oryx de Arabia (Oryx leucoryx), el Hurón de Patas Negras (Mustela nigripes), la Danta (Tapirus terrestres) y el Águila Harpía (Harpia harpyja Blanco, 2002). Así como también en programas sanitarios parciales en poblaciones de una única especie de animal silvestre, como el gorila de montaña (Gorilla gorilla beringei) o el caso de los Perros Africanos Salvajes (Lycaon pictus). Además de programas extensos para especies o para grupos taxonómicos amplios mantenidos en cautiverio.

 

En Venezuela el papel de la medicina veterinaria de fauna silvestre se incrementa grandemente, entre otros factores por la ubicación biogeográfica, zoogeográfica y privilegiada que tiene, como uno de los 10 países megadiversos del mundo. Es importante tener en cuenta que estamos ante un fenómeno de extinción de especies sin precedentes al que se ha llamado “la sexta extinción”. La dimensión de este fenómeno se manifiesta en una tasa de extinción actual cien a mil veces mayor que el patrón histórico, y el diez al 50% de los taxones mayormente estudiados están en alto riesgo de desaparecer o extinguirse definitivamente.

La Biología de la Conservación es una disciplina de crisis multidisciplinaria, donde las Ciencias Veterinarias juegan un papel preponderante e intransferible.

La preocupación global por los grandes problemas ambientales, la acelerada pérdida de diversidad biológica y el cambio climático impulsó el nacimiento de la Biología de la Conservación, una disciplina de crisis multidisciplinaria por definición, en la cual las Ciencias Veterinarias juegan un papel preponderante e intransferible.

Las constantes modificaciones del paisaje por acción humana han incrementado la aparición de enfermedades zoonóticas e infectocontagiosas. Esto conlleva a la integración de la medicina veterinaria, la medicina humana y la salud ambiental bajo un solo enfoque denominado Medicina de la Conservación.

El enfoque de la Medicina de la Conservación puede representar para Venezuela y otros países latinoamericanos, dentro del contexto de salud pública de enfermedades metaxénicas, una excelente oportunidad para la integración de individuos y grupos multidisciplinarios en las distintas áreas del conocimiento (Ciencias Veterinarias, Ciencias de la Salud, Ciencias Ambientales, Ciencias Sociales, entre otras). Adicionalmente, el alto porcentaje de diversidad biológica de nuestro país, introduce un factor de riesgo epidemiológico, dada la potencialidad de distintas especies silvestres y domésticas para actuar como hospedadores susceptibles y/o reservorios de patógenos zoonóticos. Algunos ejemplos en Venezuela son los murciélagos (Chiroptera) transmisores del virus de la rabia bovina, los ratones de la caña de azúcar (Zigodontomys brevicauda) transmisores de Arenavirus y Hantavirus. Este riesgo debe ser evaluado en los estudios de salud pública, fortaleciendo así los programas de conservación.

La medicina veterinaria apoya los programas de conservación in situ, mediante las siguientes acciones:

  1. Identificación de factores sanitarios que causen o puedan causar un impacto significativo sobre la dinámica de las poblaciones de animales silvestres.
  2. Establecer la información objetiva para ser utilizada en el inventario, evaluación y monitoreo de poblaciones.
  3. Instaurar lineamientos para el monitoreo y reducción del impacto entre las interacciones humanas, animales domésticos y fauna silvestre.
  4. Implementar y mejorar metodologías para la manipulación y toma de muestras en animales para acelerar los diagnósticos y obtener resultados óptimos.
  5. Considerar las normas éticas y bioéticas cuando se trabaje con fauna, establecer consideraciones por el bienestar animal según los objetivos planteados en el proyecto de salud animal.
  6. Contar con personal de campo entrenado en evaluar la salud de la fauna silvestre, para obtener resultados satisfactorios en la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades.

Por: Dr. Pilar Alexander Blanco Márquez

Fundación Esfera. Investigador Asociado. Director Nacional. Programa de Conservación del Águila Harpía en Venezuela. albla69@yahoo.com.mx; fundación.esfera1@gmail.com