Buscar
sábado 14 diciembre 2019
  • :

Conexión genética entre tres enfermedades muy frecuentes del ganado bovino

Hay una conexión genética entre tres enfermedades costosas del ganado bovino, según científicos del Servicio de Investigación Agrícola (Agricultural Research Service, ARS) de los Estados Unidos.

Los investigadorse que han descubierto esta relación trabajan en el Centro Estadounidense Roman L. Hruska de Investigación de Animales para Carne (USMARC por sus siglas en inglés) mantenido por el ARS en Clay Center (Nebraska). Allí, descubrieron un sitio en el cromosoma 20 del genoma bovino que está asociado con la frecuencia de tres enfermedades bacterianas muy prevalentes en el vacuno de cebo: queratoconjuntivitis infecciosa, flemón interdigital y SRB.

Eduardo Casas es líder de la Unidad de Investigación de Inmunología y Enfermedades de Rumiantes en el Centro Nacional de Enfermedades Animales mantenido por el ARS en Ames (Iowa), y también trabajó previamente como genetista en USMARC. Él fue quien examinó la composición genética del ganado bovino para descubrir pruebas de genes asociados con resistencia o tolerancia a enfermedades.

Casas y sus colegas combinaron queratoconjuntivitis infecciosa, flemón interdigital y SRB para representar la frecuencia total de enfermedades patogénicas. Desarrollaron familias utilizando varios toros híbridos: Brahman-Hereford, Brahman-Angus, Piamontesa-Angus y Azul Belga-MARC III (una combinación de Red Poll, Pinzgauer, Hereford y Angus). Un análisis de muestras de ADN de las 240 crías infectadas con uno o más de las enfermedades reveló un marcador genético, un loci de rasgos cuantitativos (QTL), en el cromosoma 20. Este QTL está asociado con las tres enfermedades.

El cromosoma 20 está ubicado cerca de marcadores genéticos relacionados con otras enfermedades y podría tener un efecto significativo en la salud general del ganado bovino, según Casas. Identificar los marcadores genéticos responsables de enfermedades permitiría seleccionar animales con mayor resistencia a las mismas, lo que reduciría las pérdidas económicas y la utilización de fármacos en ganadería.

Fuente: Albéitar