Científicos descubren el primer sitio de infección de la fiebre aftosa en el bovino

Científicos del Servicio de Investigación Agrícola (ARS) han identificado el primer sitio donde el virus de la fiebre aftosa comienza la infección en el ganado bovino. Este descubrimiento podría llevar al desarrollo de nuevas vacunas para controlar y posiblemente erradicar la fiebre aftosa,  una de las enfermedades más desastrosas económicamente en el ganado en todo el mundo.Los estudios fueron realizados por científicos en la Unidad de Investigación de Enfermedades Extranjeras de Animales mantenido por el ARS en el Centro Plum Island de Enfermedades Animales en Orient Point, Nueva York. ARS es la agencia principal de investigaciones científicas del Departamento de Agricultura de EE.UU. (USDA), y esta investigación apoya la prioridad del USDA de promover la seguridad alimentaria internacional.

El médico veterinario oficial Jonathan Arzt, líder de investigación, Luis Rodriguez  y el microbiólogo Juan Pacheco descubrieron que después de seis horas  de exposición del bovino al virus de la fiebre aftosa por los pasillos nasales, el virus selectivamente infecta las células epiteliales en la nasofaringe, la cual es una región específica en el fondo de la garganta del bovino.

«Ya que hemos determinado la ruta usada por el virus de la fiebre aftosa para infectar el ganado bovino, podemos comenzar a concentrarnos en estudiar la interacción entre el virus y el huésped en un intento de desarrollar mejores vacunas y medidas bioterapéuticas contra la enfermedad», dijo Arzt.

Aunque EE.UU. no ha tenido un brote de fiebre aftosa desde el año 1929, la enfermedad todavía se considera una amenaza grave. Epidemias en otros países han llevado a la matanza de millones de animales infectados y no infectados para prevenir la propagación de la enfermedad. Brotes de esta enfermedad en países no previamente infectados podrían causar pérdidas de miles de millones de dolares debido a intentos de erradicación e interdicciones de comercio.

Hay vacunas que ofrecen una inmunidad temporal para el ganado, pero no hay una vacuna universal contra la fiebre aftosa. Ya que hay siete diferentes tipos del virus y más de 60 subtipos, las vacunas deben ser altamente específicas y deben concordar con el tipo y subtipo del virus presente en el área de un brote para proteger los animales contra  síntomas clínicos de la enfermedad. Bloquear el sitio físico del inicio de la infección en el cuerpo del ganado podría ser la manera más eficaz de conseguir la protección completa.

Los hallazgos de este estudio fueron publicados en la revista ‘Veterinary Pathology’ (Patología Veterinaria) de noviembre del 2010 y destacados en la portada de ese número. Estos hallazgos les han permitido a los investigadores a resolver algunos misterios básicos sobre cómo el virus de la fiebre aftosa invade y se propaga en los bovinos propensos a la enfermedad. Los investigadores ahora están realizando más estudios para responder a preguntas sobre por qué las células epiteliales tienen más susceptibilidad, y cómo se puede bloquear el sitio del comienzo de  la infección.

«Las respuestas podrían llevar a una nueva época de prevención de la fiebre aftosa en la cual las vacunas altamente eficaces pueden proveer inmunidad rápida y puedan ser duraderas contra las cepas más virulentas de este virus», dijo Artz.

Fuente: Ars
Foto: Freephoto