Buscar
lunes 24 febrero 2020
  • :

Baja oferta impulsa precios de los productos agrícolas

A lo largo de este año, los precios de los rubros agrícolas se han mantenido en constante alza. Productos como tomate, pimentón y cebolla han llegado a registrar valores históricos. De hecho, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (IPC) que emite el Banco Central de Venezuela (BCV) señala que durante el primer semestre los precios de los productos agrícolas acumulan un inflación de 49,3%.

Al revisar el comportamiento de estos productos por ciudad, Caracas arroja el índice más alto, con una inflación acumulada de 57,5% en el mismo período; Valencia 54,7%; Puerto La Cruz 53,1%; y Maracay 52,9%; por mencionar algunas.

El gran salto en los precios de los productos agrícolas se registró en abril, cuya inflación fue de 28,3%, mientras que en el mes anterior había sido 6,4%.

De acuerdo con datos del Centro de Documentación y Análisis para los Trabajadores (Cenda) el costo de la canasta de frutas y hortalizas en el mes de junio aumentó 82% en comparación con el mismo mes de 2009, pues los consumidores deben destinar Bs 698,87 bolívares para adquirir estos productos cuando hace un año hacían estas mismas compras con Bs 383,91.

En el caso de raíces y tubérculos, el salto entre junio de 2010 y de 2009 fue de 135,23%, al pasar de Bs 121,77 a Bs 286,45. Una de las razones que ha elevado los precios de los rubros agrícolas es la disminución de la oferta. Este año, la producción sufrió los efectos de una intensa sequía que causó estragos en el sector agrícola nacional. De allí que resultara afectada la producción de hortalizas, principalmente en tomate, cebolla y pimentón que son los rubros de mayor demanda.

En el ciclo norte verano, en el cual se recolectan los alimentos para atender el consumo del primer semestre, la producción cayó significativamente, según indicaron los productores. Señalaron que este mercado se rige por el principio de la oferta y la demanda, pues al haber pocos productos los precios tienden a subir; mientras que en época de producción abundante sucede todo lo contrario.

En abril, debido a que la producción de tomate se afectó casi en su totalidad por un virus que afectó unas 700 hectáreas, el rubro llegó a costar hasta 35 bolívares por kilo, precios nunca antes registrados en el mercado nacional.

Asimismo ocurrió con el pimentón, producto por el cual los consumidores llegaron a pagar hasta 40 bolívares, en abril y mayo de este año.

Otro factor que también mermó la oferta fue la suspensión de las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela, pues, según explicaron los productores, desde el vecino país se importaban algunos rubros agrícolas como papa, cebolla y ajo; así como carne despostada y leche de larga duración.

En el caso de éstos últimos, los costos de importación variaron pues las importaciones resultan más costosas que el producto que venía de Colombia, pues se eleva el costo del transporte.

«Como hubo escasez por la caída de la producción en el verano 2009-2010 se redujo sustancialmente la oferta y eso disparó los precios. Con el cierre de la frontera han mermado mucho los rubros que venían de Colombia. Eso influye en la inflación de los alimentos. Es una mezcla de estacionalidad con disminución de la oferta», explicaron los productores.

Fuente: www.eluniversal.com