Almacenar el cereal en contenedores herméticos mejora la digestibilidad de fósforo y proteína

Para evitar los problemas que pueden darse en el almacenaje tradicional de cereal con un porcentaje de humedad demasiado alto, científicos daneses han comprobado la eficacia de guardarlo en contenedores herméticos. Además, han comprobado que el grano almacenado de esta forma mejora su digestibilidad en cerdos de cebo.

Según publica la página web de la Faculty of Agricultural Sciences de la Universidad de Aarhus (Dinamarca), un estudio llevado a cabo por el equipo de Hanne Damgaard Poulsen ha comprobado las ventajas de almacenar cereal en contenedores herméticos respecto al almacenaje tradicional.

Habitualmente, para conservar el grano tiene que tener una proporción de humedad de alrededor del 14%. De esta forma, no se enmohece ni se pudre. Sin embargo, si se producen precipitaciones abundantes durante la época de cosecha, no se consigue que la humedad del cereal baje a esos niveles. Una alternativa para evitar problemas es almacenarlo de forma hermética.

La Universidad de Aarhus ha colaborado con la empresa Assentoft Silo A/S, una compañía especializada en la construcción de silos, para averiguar cómo afecta el almacenaje en contenedores herméticos a la digestibilidad de varios componentes del cereal.

En el estudio se ha utilizado trigo y cebada: la mitad del cereal se almacenó de forma tradicional con un 14% de humedad y la otra mitad en contendores herméticos con un contenido de humedad superior al recomendado para almacenaje tradicional. El grano se conservó durante seis meses y después se utilizó para fabricar pienso para cerdos en finalización a los cuales se les suministró durante 12 días. El pienso que contenía cereal almacenado en un silo hermético tenía aproximadamente un 3% más de humedad que el fabricado con cereal almacenado de forma tradicional.

Parte del fósforo del cereal está formando fitatos, lo que reduce su digestibilidad para los cerdos. La fitasa, una enzima, metaboliza estos complejos durante el almacenaje. En el cereal guardado en un contenedor hermético la cantidad de fitatos bajó un 7% durante los seis meses en que se conservó. Damgaard explica que esto se debe a que la atmósfera baja en oxígeno favoreció la liberación del fósforo de los complejos fitato, así como que la conservación en condiciones herméticas protege la actividad de la fitasa. Ambos factores hacen que la digestibilidad del fósforo del cereal suba del 41 al 46%.

La proteína del grano también experimenta una mejora en su digestibilidad al almacenarse en estas condiciones, del 78,2 al 80,7.

Ambos puntos son muy importantes a la hora de cebar cerdos, ya que el fósforo y el nitrógeno que excretan son dos contaminantes muy importantes y que limitan la actividad ganadera. Si se mejora la digestibilidad de estos componentes del pienso, se excretan menos y esto tiene una repercusión positiva directa sobre el ambiente.

 

Fuente: albeitar.portalveterinaria.com