Buscar
miércoles 28 octubre 2020
  • :

“El futuro del mundo está ligado directamente a la Medicina Veterinaria”

La mayoría de las personas no conoce el impacto y la gran importancia que ejerce un Médico Veterinario dentro de la sociedad, ello es porque sólo conocen la Medicina Veterinaria curativa, el Médico Veterinario Moderno, no solo está al servicio de la salud de los animales sino que está capacitado para asesorar, planificar y crear programas de sanidad animal preventivos, además, es el principal responsable de mantener e incrementar la producción de proteína animal de altísima calidad para consumo humano. Otra de las funciones primordiales de esta noble profesión es hacer más eficientes los sistemas de explotaciones en las especies de interés económico, considerando para esto, la conservación del ambiente y la salud pública de las personas.

Para Gustavo Adrián Cedeño, el futuro del mundo está en manos de la Medicina Veterinaria, “el legado de la Medicina Animal a nuestra humanidad es el de producir más y mejor proteína animal para alimentar a la población mundial que hoy tiene un elevadísimo porcentaje de pobreza asimismo nuestro compromiso de vida es evitar, a toda costa, que la sociedad se enferme, cabe recordar que un 80% de las enfermedades que atacan a los humanos son Zoonosis, finalmente también nos compete como responsabilidad, frenar el deterioro de nuestro ambiente”. Señaló.

De allí lo imprescindible de esta ciencia como forma de vida profesional y humana dentro de la sociedad. Por esto, la Asociación Venezolana de la Industria de Salud Animal se enorgullece en presentar una breve reseña biográfica de un Médico Veterinario que apuesta por el respeto y el reconocimiento de esta noble profesión.

El 10 de agosto de 1944 nació Gustavo Adrián Cedeño, mayor de seis hermanos, hijo de una mujer muy joven, Ana Lucinda Cedeño de Adrian, dedicada abnegadamente a la crianza, educación y cuidado de sus hijos, su padre, Gustavo Adrián Hernández fue técnico industrial en el área de (refrigeración-electricidad) y gran fuente de inspiración para el pequeño Gustavo, que años después seguiría de alguna manera los pasos de su progenitor, en lo que sería su primer cargo laboral, en un reconocido Laboratorio ubicado en Valencia.

A los 18 años su vida cambió de rumbo, Gustavo decidió estudiar Medicina en la Universidad de los Andes, junto a su novia y luego esposa que optó por la carrera de Bioanálisis. Por cosas del destino, se ven obligados a regresar a Maracay por el repentino fallecimiento de la Sra. Ana Lucinda Cedeño y posteriormente, la muerte del Sr. Gustavo. “Tomé la decisión y me dije: se puede seguir adelante, se puede seguir estudiando y se puede seguir trabajando” y entonces eso hice.

Debido a esto, se hizo responsable de la orientación y educación profesional de sus hermanos. Mientras tanto, él laboraba como encargado en una estación de servicio que heredó de su padre. Esta etapa fue dura pero muy aleccionadora tanto para Gustavo como para sus hermanos y su esposa.

Al poco tiempo decidió por recomendación de un gran amigo -Santiago Faríñas Jorge- estudiar Medicina Veterinaria, de igual forma continuó trabajando en la estación de servicio y responsabilizándose por sus hermanos. Siempre contó indiscutiblemente con la ayuda de su esposa (hoy, colega y gran amiga), ella le grababa algunas clases a las que él no podía asistir por cuestiones de trabajo. Ambos se comprometieron a no repetir ningún año y a continuar intachablemente su carrera, este compromiso se cumplió exitosamente.

Sin embargo, surge un problema en la Facultad de Ciencias Veterinarias en donde cursaban sus estudios, esto ocasionó el cierre temporal de la universidad por al menos 1 año. Esa medida desajustó completamente los planes de este joven luchador y emprendedor.

Sin duda alguna, ese año de lucha estudiantil para Gustavo Adrián trajo como consecuencia que su vida tomara otros rumbos y que incursionara, laboralmente, en algo que se le daba muy fácil, las Relaciones Humanas. Gracias a esta decisión, empezó a trabajar como gerente de Recursos Humanos en el destacado laboratorio Lilly, desempeñó ese cargo por cuatro años y de esta forma se vio obligado a abandonar sus estudios de Medicina Veterinaria. Sin embargo, su esposa, decidió continuar sus estudios, graduándose al poco tiempo.

Los dos, pactaron un acuerdo según comentó el Médico Veterinario “inmediatamente tú te gradúes y estés presentando el último examen, en ese mismo momento yo estoy renunciando a la empresa”. De esta manera, se reordenaron tanto Gustavo como su esposa Magaly y deciden invertir en un carro y en una casa, ella por su parte se dedica a explotar sus conocimientos en Veterinaria y él a retomar sus estudios.

Con ánimo, entereza y decisión, Gustavo Adrián culminó con total éxito la carrera profesional de Medicina Veterinaria en 1979. Con especialización en Sanidad Animal y Salud Pública. Luego continuó su formación de post grado como Especialista en manejo de Bioterios, por la Organización Panamericana de la Salud (Argentina-Brasil); en seguida continúa su formación como Especialista en Educación Superior en la Universidad Central de Venezuela (UCV); mas tarde realiza un Diplomado en Mercadeo en la Escuela de Farmacia de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Su pasión por la política y la justicia le llevó a realizar un postgrado en Ciencias Políticas, de esta manera se hace así Magíster Scientiarum en Seguridad y Defensa Nacional en el Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional, con una Tesis sobre Seguridad Alimentaria. Cabe destacar que dicho trabajo fue considerado para recibir el premio “Presidente de la República”, en el año 2000.

Entre los cargos laborales que ha desempeñado resaltan los siguientes: Instructor de Calidad Total y posteriormente Gerente de Productos en Laboratorios CALOX, Gerente de Mercadeo en INSUVECA, Instructor de Desarrollo del Perfil del Trabajador, Instructor del taller de Comunicación Asertiva, Profesor de Postgrado en: Educación, Gerencia y Ciencias Políticas en la Universidad Bicentenaria de Aragua (UBA), fue Coordinador de la Línea de Investigación: Participación Ciudadana en la Gestión Pública, Jefe de Personal de Laboratorios Lilly, Jefe de Bioterio en el Instituto de Investigaciones Veterinarias de Maracay. También se desempeñó como Médico Veterinario encargado de los rebaños de bovinos de leche en la Facultad de Agronomía (UCV), e innumerables cargos a nivel gremial que han dejado huella en la Medicina Veterinaria de nuestro estado.

Hoy en día ejerce como Gerente de Productos y también como Gerente de Responsabilidad Social en C A Laboratorios Asociados CALA-Wimco.

Su conocimiento ha sabido expresarlo en las distintas publicaciones científicas realizadas a lo largo de su vida profesional. Ha sido autor de 17 trabajos sobre Sanidad Animal, así también Coautor de 25 trabajos sobre el mismo tema, Trabajo especial sobre Seguridad Alimentaria (IAEDEN), autor de Integración Colombo-Venezolana (IAEDEN), Autor sobre la propuesta Ley General de SALUD Animal y su reglamento para el Bloque Andino. IICA (presentado en Argentina, Brasil, Perú y PAraguay), Planificación Administración y Manejo del Hato lab. CALOX (NicAragua y República Dominicana), entre otros.

“Nada es Casual”

Según el Medico Veterinario Gustavo Adrián, nada es casual. Todo sucede por una razón determinada o predeterminada por Dios o el destino, afirma que en todo tiempo, las cosas pasan por algo bueno…

¿Cree en Dios, es católico?
Crecí en el seno de una familia netamente católica, de hecho, eso me llena de orgullo, en nuestra familia hay sacerdotes y pre-sacerdotes. Nosotros asistimos a la Iglesia en el momento que debimos hacerlo y entendimos que había que hacer las cosas puntualizadas en nuestra religión, como la primera comunión, el bautizo, casarse y respetar a Dios y entender que Dios está allí y que nos protege y que está muy cerca de nosotros. Lo más interesante de todo esto, es que ahora tengo una situación, que no entiendo muy bien, “¿Quién me protege?, si es Dios o mis padres”.

¿Cómo fue la relación con su padre y su madre?
Mi mamá era muy joven, apenas tenia 15 años cuando me dio a luz, mi padre 18…Cuando uno ve las fotos de su boda, parecen que estuvieran haciendo la Primera Comunión. La relación fue muy respetuosa pero siempre con el amor presente.

¿Cómo se diferenciaba de sus hermanos?
Yo diría que mis hermanos terminaron considerándome como el papá que no tuvieron, de hecho pareciera que hasta ahora sigue siendo así, hay mucho respeto hacia mí; me tienen mucho cariño, pero por supuesto, no podía ser de otra forma. Posiblemente fui muy severo, cuando éramos más jóvenes. Los impulsé a que estudiaran, que sacaran su bachillerato y de noche para que en la mañana pudieran trabajar. Hoy, cada vez que oigo repetir a mis hermanos el estar orgullosos de la familia que somos, yo siento lo mismo que ellos, más que hermanos somos una familia de amigos.

¿Cómo definiría su trayectoria profesional hasta el día de hoy?
Yo me considero un profesional que ha vivido una gran experiencia. Soy muy persistente, cuando me dedico a algo que me apasiona me vuelvo un experto en esa área. Siempre he sido así. Me gusta hacer las cosas con excelencia siempre he preferido apartarme de la perfección por considerar que esto lejos de traer momentos agradables puede traer desconcierto y frustración al no lograr las metas propuestas, las cuales en este caso nunca se alcanzaran. Profesionalmente, he sido un gremialista, como estudiante me dediqué a ser dirigente estudiantil, pero dirigente estudiantil de los que entienden, esos que abogan por lo justo. También siempre mi doctrina democrática me ha marcado, siempre he batallado con la gente de izquierda. Tanto así que apenas me gradué opté a la presidencia del Colegio de Médicos Veterinarios del Estado Aragua y lo gané con la mayor cantidad de votos que ha ganado cualquier candidato en todos los tiempos.

¿Qué es lo mejor de esta carrera?
La satisfacción mas grande que tengo de esta carrera, es que aunque no era mi primera opción para estudiar, me cautivó puedo decir que me enamoré de esta noble profesión. Hoy puedo decir que lo mejor que me ha pasado en la vida son dos cosas en el aspecto profesional: 1.-el haberme hecho Médico Veterinario y 2.-haber logrado la maestría en Altos Estudios de la Defensa Nacional.

¿Su mayor reconocimiento?
El aprecio y la amistad de mis colegas, de mis alumnos, de la gente que he conocido.

¿Su orgullo más grande?
Mis 3 hijas y mis lindas nietas. Dicen que Dios premia con hembras y a mi, me premió indudablemente. Colocando un botón a ese premio con la llegada de Michelle Gustavo, mi nieto varón.

¿Tiene mascotas?
Si, tres perras, las quiero muchísimo, son Dos boxer y una schnauzer. Son parte de mi familia.

¿Qué otra área profesional le gusta?
Me he dedicado hace algunos años al Desarrollo Personal, eso me gusta mucho y me transformé en conferencista, en esa área. He trabajado con: Comunicación y Asertividad Comunicación Efectiva, Inteligencia Emocional, con Autoestima y después de que me jubilaron de la U.C.V. me dedico a la gerencia, como Profesor a nivel de postgrado.

¿Un recuerdo?
Cuando ingresé al Instituto de Altos Estudios, mi llegada no fue muy bien recibida, porque nunca había ingresado a esa institución un Veterinario, por lo general eran Médicos, Ingenieros, Abogados, Economistas, pero un Veterinario nunca… Cuando me tocó validar mi profesión allí, la gente se quedó boquiabierta….Entendieron que el campo es responsable del 45% de la mano de obra de un país, las personas siempre me preguntaban ¿qué si esa profesión era sólo para curar perros? Yo les respondía que eso era otra cosa, que de nosotros dependían muchas cosas que vemos a diario, como el alimento que llega a su mesa, la salud pública, el control de enfermedades zoonóticas, etc. La filosofía de nuestra profesión es muy amplia y compleja. Después de presentar mi tesis, comenzó un gran respeto hacia esta carrera que es de vital importancia para la humanidad.

Lic. Mariela Delgado G.